Muy pocos.

Dos mujeres de edad adulta entraban en la plaza de Sol y se colocaban justo detrás nuestra. Venían balbuceando quejas e indignación, porque había muy pocos jóvenes. -¿Sois todos de la URJC? -preguntaba una de ellas. Esperando escuchar algo como un ‘no, han venido de todas‘. Para ser la Rey Juan Carlos una universidad conSigue leyendo “Muy pocos.”